RECUERDO Y SOLEDAD

Él era un chaval normal, pero se hizo militar, le comieron la cabeza. Él quería ser feliz y servir a su país, siempre lucía la bandera. En el quinto batallón, cuando cumplió veintidós puso su nombre a una bala. Un silencio y un adiós, su madre no lo entendió cuando llegó el telegrama.

Que nadie ha vuelto de entre los muertos. Ya sólo queda llorar. El sentimiento vacío en el pecho, de recuerdo y soledad.

Sus colegas en el bar no dejan de recordar los momentos que pasaron. Laura fue su único amor y de poco le sirvió cuando lo condecoraron. Él era un chaval normal nunca intentó destacar y le robaron la vida. Un silencio y un adiós que dejo en esta canción para los que no te olvidan.

Leave a Reply

Your email address will not be published.